Nace “LA CARPA, Sonríe la vida es bella”, una iniciativa social para las personas sin hogar

“La Carpa, Sonríe la vida es bella” un proyecto social que nace con unos objetivos claros: prestar acogida a las personas sin hogar de la ciudad de Sevilla y actuar en defensa de sus derechos.

A pesar de los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) que cifran en 23.000 las personas en España que no poseen un techo para vivir,  se estima que la cifra puede alcanzar las 40.000 según las diferentes Asociaciones y Fundaciones que luchan contra la exclusión social.

Concentración ante las puertas del Ayuntamiento de Sevilla el pasado 27 de agosto. Fuente “La Carpa”

1. ¿Por qué nace?

A consecuencia de varios sucesos ocurridos estos últimos meses como el de Juan Carlos López Fuillerat, una persona sin hogar al que no se le proporcionó la asistencia sanitaria debida,  varios activistas de la ciudad de Sevilla, han decidido poner en marcha el proyecto social “La Carpa, Sonríe la vida es bella”, con el que pretenden prestar la ayuda necesaria a los “sin techo” y actuar en defensa de sus derechos hasta que la administración asuma estas competencias.

“La administración pública local no puede seguir ignorando esta realidad, debe cambiar de rumbo, reorganizar la red de servicios sociales y dar respuesta inmediata a las personas sin hogar.”

El activista Lagarder Danciu y el Dr. Alfonso Romera lideran la iniciativa que cuenta ya con un equipo de 15 personas perfectamente coordinadas. Tienen claro que el proyecto se articulará en dos fases; una primera en la que se crea una carpa “no física” en la que se consolidan ideas y se crean planes de actuación y una segunda, cuyo objetivo será poder establecer una “carpa física” donde poder prestar la atención primaria necesaria al colectivo sin hogar:

Lagarder Danciu junto con el Dr. Alfonso Romera, ex director del Hospital del Valme, ambos lideran el proyecto social ” La Carpa”

“Con ganas de desaparecer, lo antes posible. Y lo haremos cuando consigamos que la administración asuma el vacío que ahora queremos cubrir”

2. Estructura y redes de trabajo

El proyecto social “La Carpa” se estructura en varios grupos de trabajo que se coordinan entre sí para poder atender y conseguir los objetivos que tienen marcados:

Infraestructura

La red de infraestructuras concentra a los arquitectos y urbanistas para que determinen el espacio antes de que lleguen las bajas temperaturas.

Aspectos legales

Cuentan con una red jurídica, encargada de elaborar los textos legales y darle forma a los escritos y denuncias que han presentado hasta la fecha.

Financiación

Para la financiación del proyecto poseen con un contenedor desechable para recoger ropa usada.

Transporte

En relación al transporte, disponen ya de un servicio permanente las 24 horas del día para desplazar a cualquier persona que lo necesite a un techo seguro.

El trabajo de campo y la calle

El conjunto de activistas y voluntarios son las personas que trabajan a pie de calle para dar respuesta a las personas necesitadas y realizan el estudio de campo que permite valorar la situación y tomar las medidas oportunas.

Comunicación

La red de comunicación es la encargada de alertar y denunciar la posible responsabilidad de las administraciones.

Sanidad

En cuanto a la sanidad, trabajan por mejorar las condiciones higiénicas de los “sin techo” y “Reseatará” la historia clínica individual de todas aquellas personas que lo necesiten.

“La Carpa” ha creado, además, una red de seguridad que vela por la integridad y el respeto de las personas sin hogar.

3. Líneas de actuación

A día de hoy, el equipo está trabajando ya en varias líneas de actuación:

  • Se ha creado una Red de Voluntariado y Acción de Calle donde consiguen gestionar trámites administrativos y prestar la ayuda y acompañamiento necesario a pie de calle.
  • Organizan planes de acción y de emergencia para casos en los que hay que atender necesidades inminentes como por ejemplo con Sebastián, un “sin techo” que fue quemado en un cajero a primeros de agosto.
  • Se llevan a cabo de reuniones periódicas en las que se valore la situación de los indigentes de Sevilla a las que se invita a participar a diferentes partidos políticos y referentes del activismo social, así como a todos los sevillanos que quieran ayudar.

Hasta la fecha, han tenido lugar dos encuentros en los que se han sentado las bases de este proyecto y se han tratado asuntos como el de Sebastián Vargas, denunciando el maltrato que ha sufrido y solicitando al Defensor del Pueblo Andaluz que se inicie una inmediata investigación en relación a lo ocurrido. La próxima reunión tendrá lugar el 3 de septiembre de 2015.

La respuesta de la administración local es insuficiente, el único albergue de la ciudad dispone de unas 200 plazas y para los convalencientes sin techo no existe ningún recurso en la ciudad.

El pasado 27 de agosto tuvo lugar una concentración para poner de manifiesto los graves problemas que sufren las personas sin hogar en la ciudad de Sevilla. Además se informó de la carta presentada al Ayuntamiento de Sevilla en la que se instaba a la entidad a que informe del presupuesto para ayudas sociales con las que cuenta en la actualidad.

4. “La Carpa” y el caso de Sebastián Vargas

Uno de los casos que impulsaron a la creación de “La Carpa”, junto con el suceso ocurrido a Juan Carlos López Fuillerat, fue el de Sebastián Vargas, una persona sin hogar que fue quemada en un cajero el pasado 14 de agosto mientras pasaba allí la noche.

Tras ser atendido de urgencias en el Hospital Público de la Macarena, la Plataforma CDT denuncia que posteriormente se le negó una plaza en el albergue, pues según el protocolo, debía permanecer cinco días en la calle para tener obtenerla.

Sebastián Vargas, exige sus derechos y pide responsabilidades a la administración por el suceso.

La Plataforma CDT, Marea Pública y La Carpa ya han presentado una queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz para que se iniciaran las acciones oportunas de investigación sobre lo ocurrido.

5. Lo que ya han conseguido

En los cinco meses de funcionamiento del proyecto social, “La Carpa” van obteniéndose buenos resultados:

Se ha realizado hasta el momento un seguimiento a siete personas sin hogar, cinco de las cuales cuentan con adicciones durante un largo periodo de tiempo.

“La Carpa será un apeadero siempre abierto, para los que en un momento de sus vidas, se encuentren desprovistos de un hogar”

El proyecto ha conseguido encontrar un empleo a Valentina, una gitana rumana que llevaba diez años trabajando en la basura.

El equipo humano atendió a 70 personas durante el verano con la campaña “Agua para todos”.

Tres personas sin hogar han obtenido ya la tarjeta sanitaria y el Documento Nacional de Identidad y se le ha proporcionado material escolar y ropa a una familia necesitada de un barrio marginal de la ciudad de Sevilla.

“La Carpa” ha conseguido facilitar a esta familia sevillana, ropa y material escolar. (Fuente La Carpa.)

6. Personas invisibles para el Estado. Sin derechos

El mero hecho de que una persona no tenga un techo para vivir, hace que pierda numerosos derechos. No poseer una vivienda impide a la persona no contar con determinados documentos esenciales para hacer valer nuestros derechos.

El padrón municipal parece ser que es el documento que nos otorga el derecho a existir.

Y lo decimos así porque el ciudadano que no está empadronado en su municipio no puede acceder ni siquiera a una renta mínima de inserción, ayudas para las personas en riesgo de exclusión social. Además, no podrá acceder tampoco a una pensión no contributiva o a una vivienda de protección oficial, y de votar ya ni hablemos.

Martina Charaf, directora de Programas con Personas en Exclusión Social de la Red de Apoyo a la Integración Sociolaboral (Rais) afirma que“el empadronamiento no es sólo un obstáculo administrativo. Tiene más consecuencias para las personas de las que hablamos, porque las sume en la indefensión”

Todos los “sin techo” necesitan una vivienda, pero ¿cómo podrán obtenerla si no tienen papeles?

La tarjeta sanitaria es otro documento sin el cual no podrán solicitarse determinadas ayudas económicas y únicamente podrá acudirse a urgencias médicas, puesto que sin ella, no tenemos reconocido un servicio de atención primaria.